papadum con alcaravea

Papadum con Alcaravea

Hoy os traigo una receta de pan indio, el papadum con alcaravea, un pan finito y delicioso que además es sin gluten perfecto para “mojar” en currys, chutneys y cualquier salsa que os apetezca.

El papadum, appalam o papadam, es un pan plano, redondo y muy delgado típico de la cocina India y del Nepal. El papadum suele elaborarse con harina de lentejas, garbanzos o arroz. Este pan está elaborado en su forma tradicional con harina, sal y aceite de cacahuete y para darle sabor se le añade comino, alcaravea, ajo o pimienta negra, se puede cocinar de muchas maneras, frito, tostado en una llama o sobre una plancha o satén, todo depende de la textura que se le quiera dar, desde los más crujientes a los más blandos.

El papadum suele utilizarse como acompañamiento en las comidas, y en muchos restaurantes se pone como aperitivo junto con diversas salsa como el chutney, la salsa raita y otras delicias indias.

En la receta de papadum que os he preparado vamos a utilizar harina de garbanzos, yo la compro en El Amasadero. El aceite de cacahuete, se compra en los supermercados chinos, pero si no encontráis sustituirlo por aceite de girasol, aun que no tendrá el sabor que le da este aceite, se que mucha gente piensa que no es muy sano, pero aquí va crudo y no alcanza altas temperaturas al cocinar la masa con lo que si bien no es el aceite de oliva no es tan malo así. Para dar sabor a la oblea vamos a usar semillas de alcaravea, pero si no os gusta el sabor anisado de esta especia podéis sustituirlo por comino.

 

Me gustaría hablaros un poco de la alcaravea, ya que es una especia que no se usa mucho en nuestro país pero que tiene un sabor muy interesante.

La Alcaravea (Carum carvi) es una hierba aromática de la familia Apiaceae que es originaria de Europa, Asia Occidental y África del norte, es una planta muy similar en sus hojas a las de la zanahoria o el hinojo y sus flores son de color blanco pequeño en forma de racimo, Como veis en la foto que os pongo a continuación, las semillas de alcaravea tiene forma alargada, miden entre 3 y 6 mm de largo y tienen unos surcos longitudinales, cinco más concretamente, que son los que le dan su aspecto característico.

La alcaravea tienen un aroma muy característico como a anís verde e hinojo, su sabor es ligeramente amargo y un poco picante, yo reconozco que los sabores anisados no me atraen pero en esta especia si me resulta agradable.

semillas de alcaravea

La alcaravea se usa en la medicina tradicional desde tiempo inmemorial, tenemos constancia escrita de su uso desde la época de Carlomagno, como se puede leer en la orden “Capitulare de villis vel curtis imperii” en la que se ordena el cultivo en sus campos de una serie de hierbas y condimentos en la que estaba incluida esta especia.

Se le atribuyen distintas propiedades, principalmente digestivas, ya que se la considera un estimulador del transito intestinal, mejorando con su ingestión la digestión, abre el apetito y además disminuye la formación de gases durante la digestión.

Otra de las propiedades que se le otorgan a la alcaravea es el de ser un galactógogo natural (aumento del la leche materna), de echo se utiliza en muchos piensos para animales para aumentar la producción de leche en las hembras, pero no hay estudios claros en humanos que indiquen los beneficios de su uso, eso si está especia está catalogada como una planta segura, por lo que podemos tomarla durante el embarazo y la lactancia, si deseáis más información podéis consultar la página de E-Lactancia, donde buscar cualquier compuesto o medicamento del que necesitéis consultar su uso durante el embarazo y la lactancia.

semillas de alcaravea en cuchara

De la alcaravea no solo se consumen sus semillas, sino que en paises como algunos del norte de África por ejemplo se consumen los tallos de las flores, pero generalmente lo más utilizado son sus semillas. En España como he dicho, su uso no está muy extendido pero Alemania o Austria se añade a guisos, panes y tortas donde destaca su sabor y textura.

Las semillas de alcaravea también se utilizan para condimentar y aromatizar quesos como el Tilsit y Havarti daneses o el Milbenkäse alemán, además de utilizarse para dar sabor en platos de carne como el goulash o el cerdo a la cazuela. También se añade a verduras como la col para hacer el famoso chucrut, a los pimientos o las patatas horneadas al estilo alemán, y también es utilizada en algunos embutidos.

Normalmente la semilla se tritura o se muele para ser utilizada, pero si se añade entera en los guisos por ejemplo la alcaravea necesita unas cocciones largas para poder ablandarse y obtener todo su sabor, ya que se trata de una semilla dura.

 

Preparar el papadum con alcaravea es muy sencillo, la masa que vamos a preparar tiene que tener la consistencia de la masa para empanadillas pero más finas, de echo cuanto más finas mejor, yo lo que hago es estirar la masa muy bien con el rodillo y luego corto las obleas redondas con ayuda de un plato de postre y el cortapizza o un cuchillo muy afilado ya que no tengo un cortador de masa de ese tamaño.

papadum preparación

Y ahora os dejo aquí la receta, espero que os guste.

Receta de Papadum con Alcaravea

 

Papadum con alcaravea
Acompañamientos 15
Delicioso pan indio crujiente con semillas de alcaravea
Añadir mi opinión
Imprimir
Tiempo de preparación
30 min
Tiempo de cocinado
40 min
Tiempo total
1 hr 10 min
Tiempo de preparación
30 min
Tiempo de cocinado
40 min
Tiempo total
1 hr 10 min
Ingredientes
  1. 4 tazas de harina de garbanzos (o de lentejas)
  2. 1 cucharadita de pimienta negra molida
  3. 1 cucharadita de semillas de alcaravea o de comino
  4. 1/4 de taza de agua (se puede añadir más si es necesario)
  5. Sal al gusto
  6. Aceite de girasol (para freír)
Instrucciones
  1. Lo primero que haremos es tostar en una sartén las semillas de alcaravea, un poco para que suelten todo el aroma, luego en un mortero o en un molinillo trituramos las semillas y las reservamos.
  2. En un bol o en el robot de cocina ponemos la harina,la pimienta, la alcaravea y la sal, y vamos añadiendo el agua poco a poco hasta obtener una masa que no se pegue a los dedos, la textura debe ser como la de las empanadillas.
  3. Cuando esté lista hacemos bolas con la masa, ponemos un poco de harina de garbanzos sobre la encimera y con ayuda del rodillo estiramos las bolas hasta conseguir una masa fina, cuanto más fina mejor.
  4. Con ayuda de un plato de postre y un cuchillo (o un cortapizza o un cortamasas grande) cortamos la masa en obleas y las ponemos en una bandeja de horno a la que hayamos puesto un papel de hornear y las metemos dentro del horno para "secarlas", hay que ponerlas a muy baja temperatura (unos 50 o 80 grados) durante media hora o una hora (tienen que quedar "tiesas").
  5. Las obleas de papadum se fríen en aceite hasta que están doraditas y crijientes justo en el momento de ir a comerlas.
Notas
  1. Hay que ponerlas en un papel de cocina absorbente para que pierdan el exceso de aceite nada más salir de la sartén.
Comprar Especias http://www.spicescave.com/blog/
Que aproveche!!!!!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Por favor, para publicar su comentario responda a la siguente pregunta.

que tiene hojas mide 5 metros y es de madera