bebe_con_bastoncito_navidad__larga

Niños y Comidas Navideñas

Hasta hace bien poco, disfrutar de las innumerables comidas-cenas navideñas, era una tarea sencilla, solo tenía que cuadrarlas en la agenda, tener la ropa adecuada para cada ocasión,  presentarme en el lugar a la hora indicada y dedicarme a mover el bigote y aclararme la garganta con las viandas típicas de esta época, pero desde la llegada del peque todo eso ha cambiado.

El año pasado descubrimos a golpe de “ostras, ¿y el peque?”, lo que supone para una familia pasar unas navidades con niños, en realidad para nosotos el año pasado fue más o menos sencillo porque él aun mamaba, pero este año hemos empezado a intuir lo difícil que puede ser mantener a raya los horarios que tenemos establecidos (que  todo dicho de paso, no son muchos) y sobre todo, limitar la ingesta de alimentos a lo que debería ser la dieta de un niño de casi un año y medio.

La Navidad es una época de excesos gastronómicos para todos y llegar a casa de las abuelas, o que vengan sus tías y que agasajen al peque con dulces típicos de todo tipo, empieza a ser la tónica generalizada, que el niño probará todos y cada uno de los platos de las cenas y comidas navideñas, porque según sus abuelas y su abuelo, “como vas a acostar a la criatura tan pronto ese día tan bonito y no va ha cenar con todos”, también empezamos a intuirlo.

Así que, si tenéis niños y queréis disfrutar de unas Navidades en Paz y Alegría, respirar hondo y proponer o prepara recetas de las que puedan disfrutar los más pequeños de la casa, por ejemplo, una sopa de pescado con estrellitas o una crema de champiñones con crustoncitos de primero y una lubina a la sal o merluza rellena de gulas y gambitas de segundo y para terminar una tarta, un bizcocho, galletas o un roscón echo en casa es garantía de que no tendrá nada que no pueda comer. Solo tenemos que utilizar los alimentos que nuestros pequeños pueden comer y transformar alguna receta típica navideña para que ellos disfruten también y sobre todo vosotros estéis tranquilos con lo que coman esos días.

Eso sí, cuando vayamos de visita tendremos que poner nuestra mejor cara y pedir a nuestro anfitrión que no ceben (si eso es posible) a nuestros pequeños con turrón, fruta escarchada y roscón de Reyes y recordar que si vuestros pequeños tienen alguna alergia o intolerancia, esta es una época muy mala para esa “costumbre” que tenemos en todo el mediterráneo que es, dar de comer a los niños, una chapita o una etiqueta bien visible indicando que tiene una alergia puede evitarnos muchos incidentes no deseados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Por favor, para publicar su comentario responda a la siguente pregunta.

de que color es el cielo